martes, 14 de febrero de 2012

"Primeros pasos como árbitro". Mario Melero López.


No cabe duda que los inicios son un periodo fundamental en la vida deportiva de un árbitro. Debe de ser una etapa de deseo constante de aprender y mejorar, repleta de ilusión y por supuesto de inquietudes. Estos primeros pasos en el arbitraje no van a determinar que se alcance o no la elite en un futuro lejano, pero si va a dotar de herramientas para crecer como árbitro en un futuro y por supuesto "amar" al arbitraje como una forma de hacer deporte.
Algunas reflexiones sobre los inicios en el arbitraje:
1.Reglas del Juego. Un joven que ingresa en la organización arbitral debe empaparse inmediatamente del texto que rige el fútbol. El Manual de la International Board debe ser un compañero habitual para consultar de esta forma cualquier duda que se tenga. Se debe estudiar aspectos cómo procedimiento de una sustitución, número de jugadores, sanciones técnicas, disciplinarias, medidas del terreno de juego, funciones del árbitro y de los árbitros asistentes....
2.Espíritu del Juego. El texto es importante pero aun lo es más impregnarse del Espíritu del Juego. Esto debe enseñarse en las clases del Colegio de Árbitros pero también se aprende en base a la experiencia en propios partidos así cómo analizando otros compañeros en directo o por televisión. Esto incluirá áreas cómo:
a.Aplicación de la ventaja: el joven árbitro debe aprender en qué tipo de partidos y en qué tipo de situaciones es conveniente aplicarla constantemente o cuando ser restrictivo. No es lo mismo un partido con alta tensión que otro con baja tensión, al igual que no es lo mismo aplicarla en zona defensiva que en zona atacante. Es en esta última zona donde el buen árbitro puede favorecer realmente el juego de ataque.
b.Conductas antideportivas y que dañan el juego: implica conocer cómo actuar ante situaciones de pérdida de tiempo, simulación, adelantamiento de barreras, juego brusco grave o juego peligroso, etc. El nuevo colegiado debe de aprender qué medida técnica y disciplinaria es suficiente para atajar el problema y persuadir a otros futbolistas de que no actúen de la misma forma.
c.Control del partido: normalmente hablamos de "abrir y cerrar el grifo" en nuestros partidos lo que depende de la situación en cada momento (estado de tensión y nerviosismo de los jugadores, resultado del partido, estado del terreno de juego, sanciones disciplinarias tomadas...) Sin duda la experiencia y el buen hacer ayudarán a leer los partidos y mantener un mejor control del mismo.
d.Colocación a balón parado: en saques de meta, en saques de esquina, faltas al borde del área, en penales...
e.Colocación con balón en juego: cómo debemos utilizar la diagonal, situaciones en las que la diagonal debe romperse buscando una posición privilegiada... Es importante enseñar a los jóvenes a anticiparse a lo que va a ocurrir, desplazándose rápidamente al mejor lugar posible que permita ver aquello que va a ocurrir.
f.Criterio en las faltas: el árbitro debe mantener su criterio en los tiros libres y penaltis durante todo el partido, es decir, ser previsibles, de manera que jugadores y técnicos conozcan la línea marcada por el árbitro desde el comienzo del encuentro.
g.Fuera de juego: trabajar la capacidad para aguantar la bandera"esperar y ver", la interferencia en un oponente, el tratar de sacar ventaja de una posición de fuera de juego...
3.Figura del profesor de nuevos árbitros. Su papel es fundamental por ello debe ser alguien cercano, que conozca las Reglas del Juego y su espíritu, con capacidad para comunicar, siendo aconsejable que sea además un ejemplo personal y deportivo para los más jóvenes. Además del texto y el espíritu de las Reglas del Juego, es conveniente trabajar la redacción de actas, trabajo en equipo, cómo preparar un partido y el comportamiento en las instalaciones deportivas (puntualidad, trato educado con jugadores y técnicos, seriedad, higiene...) Este profesor es quien convive con los nuevos árbitros por lo tanto es él quien conoce cuando se está preparado para afrontar el primer partido. Por otro lado es positivo que en los primeros partidos se vaya acompañado por algún árbitro de categoría superior que además de ayudar, asesoré al nuevo árbitro.
4.Cuidado físico. En nuestros árbitros más jóvenes se debe de inculcar que ellos también son deportistas y que por tanto tienen que cuidar su preparación física y su nutrición. Los responsables de cada colegio deben dar la posibilidad a los más jóvenes para queentrenar en unas instalaciones adecuadas y con profesionales preparados.
5.Partidos. Desde el principio se deben realizar actuaciones de árbitros y de asistentes, de ambos roles se aprende mucho. Por otro lado se debe progresar en la dificultad de los partidos. No podemos pretender que un nuevo árbitro empiece por cadetes o juveniles. Todo tiene su proceso de aprendizaje, por tanto se ha de empezar por las categorías más fáciles (benjamines), para ir incrementando la dificultad sin saturar al nuevo árbitro y sabiendo que cada árbitro tiene su propio ritmo de aprendizaje.
6.Maduración psicológica. Se tiene que dialogar con los más jóvenes acerca de cómo vivir con el error (algo absolutamente normal incluso en categorías superiores), cómo soportar la presión de los espectadores, técnicos y jugadores y a aceptar las críticasEs una parte inherente al arbitraje, por lo que cuanto antes se acepte mucho mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada